Profesionales de la Hipnosis Clínica en Puerto Rico
   
  HIPNOSIS CLINICA
  Manejo del Dolor Físico
 

TÉCNICAS, SUGESTIONES E HIPNOSIS PARA EL MANEJO DEL DOLOR (Manual de Auto-Ayuda)

LA HIPNOSIS EN El TRATAMIENTO DEL DOLOR

por: Moix Queraltó J. Hypnosis for the management of

pain. Rev Soc Esp Dolor 2002; 8: 525-532.

 

El siguiente es un articulo de una revista especializada para profesionales sobre el manejo del dolor físico. El ser humano tiene la capacidad de manejar, manipular y/o eliminar diferentes estímulos, incluyendo sensaciones de dolor físico. El dolor físico es procesado e interpretado por nuestra mente donde la misma hace una evaluación de como y cuanto sientes. Aunque dicho articulo esta dirigido a profesionales, basta solo un poco de imaginación, creatividad y disponibilidad (o necesidad también funciona) para construir tu propia manera de manejar ese dolor que te aqueja tanto (...y si tienes suficiente imaginación podrías utilizarlas para manejar algunas emociones también).

 En las siguientes lineas encontraras distintas formas de sugestiones realizadas por profesionales de la hipnosis que fácilmente podrían ser transformadas a tu propia forma de imaginarte dichas sugestiones. No existe una forma, ni estilo, ni sugestión particular mejor que otra, la efectividad de la misma dependerá de cuales son las mas que te llaman la atención y que tu mente construya con mayor facilidad (probablemente mientras las leas tu mente podría darte algunas pistas de cuales son las mas convenientes para ti). Solo deja tu mente libre y deja tu imaginación fluir sin reglas, ser como un niño... curioso y dispuesto... inténtalo... por que la verdad es que todo el mundo puede poner imágenes en su mente...

 *IMPORTANTE:  EN SU MENTE SOLO MANDA USTED

 

 

 

SUGESTIONES PARA EMPLEAR EN

LA DISMINUCIÓN DEL DOLOR

El procedimiento general que se suele emplear cuando la hipnosis está dirigida al tratamiento del dolor crónico u otro tipo de trastorno es básicamente el mismo. La diferencia principal estriba en el tipo de sugestiones que se le dan al sujeto una vez se encuentra hipnotizado. Las sugestiones pueden ser de muy diversa índole. Enumeraremos algunas de las que se pueden emplear a título de ejemplo, agrupándolas en tres grandes categorías (20,21):

 Visual:

Tamaño y forma. Estas sugestiones consisten en dar forma y tamaño al dolor y progresivamente ir reduciendo el tamaño o degradar la intensidad del color (para lograr dicho proceso podrías imaginar y añadir distintas cosas que ayuden al misma, como por ejemplo alguna forma de ínteractuar con agua que permita la reducción), hasta finalmente conseguir que el dolor “ocupe menos espacio” o “se vuelva casi o totalmente transparente”.

Luces de colores. El sujeto debe visualizar eldolor con un color concreto y el resto del cuerpo con otro color. El color procedente de las zonas donde no hay dolor se va extendiendo lentamente hasta que elimina el color del dolor.

La radio. Se le sugiere al paciente que el dolor es como una radio que tiene un interruptor para el volumen y que él debe utilizarlo para ir disminuyéndolo.

También se le puede explicar a grosso modo las vías de transmisión del dolor como si fueran cables eléctricos y sugerirle que existe un interruptor para encender y apagar que debe aprender a accionar.

Símbolos. Muchos pacientes cuando describen su dolor utilizan metáforas como “mi dolor es como si me clavaran clavos en la espalda”. Estos símbolos se pueden utilizar durante las sugestiones. En este caso, se podría sugerir al paciente que imaginara cómo los “clavos” van saliendo de su espalda.

 

Sensorial:

Guante de anestesia. El objetivo de este tipo de sugestión consiste en conseguir mediante sugestiones de entumecimiento que la mano se sienta anestesiada y visualizar la mano como un guante de anestesia.

Una vez conseguido este objetivo, se le sugiere al paciente que al tocar otras partes del cuerpo donde existe dolor, éstas también serán anestesiadas y el dolor disminuirá o desaparecerá.

Desplazamiento. Se pueden utilizar sugestiones de desplazamiento para provocar el “traslado” de las sensaciones dolorosas de una zona corporal a otra.

Esta sugestión es útil dado que a veces hay zonas del cuerpo en que el paciente siente el dolor como más tolerable .

Sustitución. Estas sugestiones consisten en sustituir las sensaciones dolorosas por otras menos negativas, por ejemplo sensación de: presión, calor, vibración, etc.

 

Cognitivas:

Distracción. Mientras el sujeto se encuentra bajo hipnosis se le sugiere que realice diferentes tareas mentales (tareas aritméticas, recitar un poema, etc.).

 Este tipo de sugestión se ha empleado básicamente durante el dolor agudo, principalmente durante procedimientos médicos estresantes.

—Entrenando nuevas estrategias de afrontamiento.

Durante la hipnosis, es un momento idóneo para que el paciente se visualice a sí mismo afrontando positivamente su problema, utilizando las estrategias que se recomiendan durante la psicoterapia. Es importante que el paciente se visualice a sí mismo lleno de emociones positivas.

Disociación. Este tipo de sugestiones se pueden emplear preferiblemente cuando el paciente debe permanecer inactivo (ej. durante un procedimiento médico). Se le sugiere que se experimente a sí mismo en otra situación, tiempo o lugar.

Cuando el dolor es crónico, los pacientes deben aprender a responder a las sugestiones y después deben generalizar la sensación de analgesia y confort al estado “despierto”, esto es, cuando están “fuera” de la hipnosis. En algunas ocasiones, para conseguir esta generalización, mientras los sujetos se encuentran hipnotizados y han conseguido disminuir su ansiedad y dolor, se les sugiere que asocien esta sensación con alguna clave, como puede ser una palabra, una frase, una imagen,... Asimismo se les sugiere que en cualquier situación que sientan ansiedad o dolor, piensen en esa clave para conseguir experimentar la misma sensación de analgesia y tranquilidad.

En otras ocasiones, simplemente se les sugiere que los efectos que han experimentado pueden volver en cualquier momento cuando estén “fuera de la hipnosis” y permanecer allí (20). O simplemente se les sugiere que cuando “salgan” de la hipnosis continuarán sintiéndose tranquilos y con poco o ningún dolor; mi experiencia personal diría que preferiblemente sugerir todas las anteriores o una combinación de estas.

PROCESOS A CONSIDERAR PARA OBTENER LA MEJOR EFECTIVIDAD DE LA HIPNOSIS EN LA DISMINUCIÓN DEL DOLOR

 

La investigación respecto hipnosis y dolor, no ha conseguido, por el momento, descubrir cuál es el mecanismo gracias al que la hipnosis consigue disminuir el dolor. Sin embargo, sí que se han desarrollado varias hipótesis al respecto, que expondremos a continuación:

 Disminución de la ansiedad

No cabe la menor duda de que el dolor y la ansiedad van cogidos de la mano. Los pacientes con más ansiedad, sufren más dolor o, también podríamos describirlo a la inversa, los pacientes con más dolor, manifiestan más ansiedad. El dolor provoca ansiedad y, a su vez, la ansiedad aumenta el dolor. Se trata de un círculo vicioso. Dado que en la mayoría de las ocasiones durante la hipnosis se dan sugestiones de relajación y por tanto la ansiedad disminuye, podríamos pensar que la hipnosis disminuye el dolor mediante la reducción de la ansiedad. De hecho, probablemente, en parte, esta hipótesis sea cierta; sin embargo, en algunas ocasiones está claro que este mecanismo no podría ser suficiente para explicar la disminución del dolor. Pensemos, por ejemplo, en aquellos pacientes que se les ha intervenido quirúrgicamente sin anestesia alguna. En estos casos la explicación de que no sienten dolor, ante estímulos tan dolorosos, simplemente porque se encuentran tranquilos nos parece insuficiente.

 Creencias

Las creencias del paciente parecen ser un factor clave (28). De hecho, las creencias juegan un papel crucial en cualquier tipo de terapia psicológica. Concretamente, las creencias que parecen predecir en mayor medida el resultado de cualquier tratamiento psicológico son dos: a) la autoeficacia: creencia en la capacidad de uno mismo para seguir el tratamiento, en el caso de la hipnosis, la creencia en la propia capacidad de sugestionabilidad; y b) las expectativas de resultados, esto es, la creencia de que la técnica va a resultar eficaz.

 Respecto a la autoeficacia, esto es, la creencia en la propia sugestionabilidad, ya hemos descrito en el apartado anterior, que si se empieza la hipnosis con sugestiones muy simples que la mayoría de sujetos son capaces de realizar, la autoeficacia de las personas aumenta y los resultados conseguidos mediante la hipnosis también.

Con referencia a las expectativas de resultados, en muchos casos, el halo que envuelve a la palabra “hipnosis” contribuye a que dichas expectativas sean muy elevadas; esto es, la creencia del paciente en la efectividad de la terapia es muy sólida. Se ha comprobado cómo la misma técnica, cuando es etiquetada bajo el nombre de “hipnosis”, produce unos beneficios mayores que cuando se “vende” bajo otra etiqueta (26,29). Así parece que la palabra “hipnosis” refuerza las expectativas del resultado del tratamiento y ello podría explicar, en parte, los beneficios que se obtienen con esta técnica.

Redirección de la atención

La mayoría de modelos de procesamiento de la información afirman que las personas  procesamosinformación a dos niveles: el consciente y el inconsciente.

Las evidencias empíricas muestran que el nivel consciente dispone de una capacidad limitada. Dicho en otras palabras, significaría que no podemos pensar o procesar mucha información al mismo tiempo de forma consciente. Podríamos imaginarnos la consciencia como un canal estrecho en el que “cabe” poca información. La información a la que prestamos atención sería la que procesamos a nivel consciente “dentro de este canal estrecho”, mientras el resto de información se procesaría a nivel inconsciente. En estos momentos, si estamos prestando atención a lo que estamos leyendo, el mensaje del artículo ocuparía nuestra consciencia (“nuestro canal estrecho”), mientras el resto de los estímulos (ruidos en la habitación, el contacto de la ropa con nuestra piel, etc.) se procesarían a nivel inconsciente.

 Existen algunas hipótesis que encajan perfectamente en esta concepción del procesamiento de la información. Estas hipótesis apuntan que mediante la hipnosis se consigue que los estímulos dolorosos sean procesados a nivel inconsciente, mientras a nivel consciente se procesan las sugestiones. Esto es,  cuando mediante la hipnosis se dan sugestiones, por ejemplo, de que el sujeto visualice una escena agradable, dicha escena se procesaría a nivel consciente ocupando la poca capacidad del canal consciente, mientras las señales dolorosas se desplazarían al nivel inconsciente para ser procesadas, por tanto, el sujeto no sería “consciente”, valga la redundancia, de que está sintiendo dolor. Podríamos decir que la analgesia hipnótica reduce la percepción explícita del dolor mientras la percepción implícita resta intacta.

Hilgard (30), uno de los teóricos más implicados en la explicación de los mecanismos de la hipnosis, constata en cierta forma la hipótesis anterior ya que señala que la analgesia hipnótica se consigue gracias a una redirección de la atención. Dicho en palabras llanas, parece como si lo que se consiguiera mediante la hipnosis fuera “distraer” al paciente del dolor. Sin embargo, parece que la hipnosis no es una “simple distracción”. Algunos estudios apuntan que los potenciales evocados que se registran durante una estimulación dolorosa en sujetos hipnotizados muestran características distintas de los registrados en sujetos en los que se ha promovido la distracción (31).

 

Como vemos, existen varias hipótesis que intentan explicar la efectividad de la hipnosis, pero nos inclinamos a pensar que probablemente ninguna por sí sola tiene una capacidad explicativa total.

Probablemente, como cualquier fenómeno psicológico, los efectos de la hipnosis son multicausados y probablemente necesitamos una hipótesis más elaborada que englobe todos los elementos citados dando a cada uno el “peso” correcto para explicar con más precisión el fenómeno de la hipnosis. Incluso es posible que los mecanismos que explican la efectividad de la hipnosis varíen en función de las sugestiones empleadas. Por ejemplo, algunos estudios indican que las sugestiones de analgesia y las imágenes disociativas para reducir el dolor provocan distintos patrones de potenciales evocados

 Es necesario que la investigación para descubrir los mecanismos explicativos continúe. Los estudios deben ir dirigidos a comprobar cuáles son los mecanismos psicológicos pero también a descubrir las vías fisiológicas. En la actualidad, son pocos los conocimientos a nivel fisiológico que puedan aportarnos “pistas”. Por el momento, los datos parecen apuntar que la acción de la endorfina no puede explicar los efectos de la hipnosis ya que mientras los sujetos están sometidos a una sesión hipnótica no hay aumentos en los niveles de endorfinas (20).

Antes de concluir el punto que estamos tratando, esto es, los mecanismos que explican la efectividad de la hipnosis, nos deberíamos preguntar también qué hipótesis pueden explicar la duración de los efectos. En algunas ocasiones, pacientes que sufren dolor durante muchos meses o incluso años, a través de la aplicación de una sola sesión de hipnosis, eliminan el dolor completamente (33). No todos los mecanismos explicados hasta el momento pueden explicar este fenómeno. El hecho de que los pacientes durante la hipnosis se relajen o redirijan su atención puede explicar la disminución del dolor en ese momento, pero no la prolongación de sus efectos a largo plazo. En cambio, la hipótesis de las creencias sí que podrían explicar en parte este fenómeno. Si las personas creen que la hipnosis funcionará y que obtendrán efectos prolongados es probable que mediante estas creencias se obtenga el efecto.

 Joserph Barber (33) intenta explicar la duración de los efectos de la hipnosis en la reducción del dolor esgrimiendo que durante la sesión de hipnosis se dan unas condiciones idóneas para que los sujetos aprendan a alterar sus percepciones y que una vez han aprendido a hacerlo ya pueden mantener el cambio.

Barber (33) también hipotetiza que a nivel fisiológico pueden ocurrir cambios durante la sesión de hipnosis que ayuden a desbloquear algunos mecanismos.

En muchas ocasiones se comenta que el dolor se aumenta debido a la tensión y ésta a su vez es producida por la ansiedad lo cual da lugar a un círculo vicioso a nivel psicofisiológico. Una sola sesión de hipnosis podría ayudar simplemente a romper este círculo.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por nancy gonzalez, 03-09-2012, 21:28 (UTC):
graaaciaaasss por la informacion q sera de utilidad...



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (19 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! El derecho de autor es un conjunto de normas jurídicas y principios que regulan los derechos morales y patrimoniales que la ley concede a los autores (los derechos de autor), por el solo hecho de la creación de una obra literaria, artística, científica o didáctica, esté publicada o inédita. Está reconocido como uno de los derechos humanos fundamentales en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.1 En el derecho anglosajón se utiliza la noción de copyright (traducido literalmente como "derecho de copia") que —por lo general— comprende la parte patrimonial de los derechos de autor (derechos patrimoniales). En Estados Unidos, el fair use es una doctrina legal sobre el copyright, que permite un uso limitado del material con derechos de autor, sin la necesidad de requerir permiso a los titulares de tal derecho. Este uso limitado atañe a cualquiera que no posea los derechos sobre el material, y comprende una licencia de uso restringida a fines didácticos o de revisión de material (tipo review).  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Miembro de la Asociación Internacional de Consejeros y Terapeutas (IACT por sus siglas en ingles)